Seguidores

29 may. 2011


Me dejé la vergüenza olvidada
en el fondo del vaso en el último bar.
La mirada perdida, la voz oxidada,
despierto en tu cama y me da por cantar...
Dame el tiempo que no te haga falta
y prometo invertirlo en caricias en tu espalda. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario